Antenas colectivas vs antenas comunitarias

Las antenas son instrumento necesario en nuestra casa, pues de ella dependen la señal emitidas hacia nuestros televisores, radios, entre otras cosas que requerimos en nuestra vida habitual, pues esos artefactos son prácticamente una de nuestra cotidianidades.

En ese sentido, hace un tiempo se ha hecho legal que todos los edificios deberían tener un antena de señal, esto para no dejar a ningún hogar por fuera, y contribuir con el acceso a los canales para todos.

Es por ello, que es de importancia que las estructuras de los nuevos edificios puedan incluir estas antenas, ya no solo es para ayudar a las personas o por escogencias de ellas, sino que también es una ordenanza legal.

Así pues, existen dos tipos de antenas que pueden presentarse dependiendo de la zona y la casa en donde nos encontremos, las mismas se divide en antenas colectivas o comunitarias y particulares.

Como su propio nombre las define, la primera de ellas es una antena que integra a un conglomerado de personas a través de la cual emite las señales correspondientes.

Por su parte las antenas particulares son aquellas que coloca la persona misma separándose de la señal comunitaria, buscando la suya propia.

Diferencias

La primera diferencia que hay entre las dos, es que las antenas colectivas no modifican la estructura inicial del edificio, puesto que las mismas desde el principio ya se encuentran instaladas, además que su construcción se determinó el espacio propio para ellas.

Por su parte las antenas particulares, si modifican la estructura del edificio en su gran mayoría, en virtud de que deben instalarse junto con soportes, cables y demás que pueden realizar daños en la estructura inicial.

Por otro lado a nivel de perspectiva y diseño del edificio las antenas particulares no contribuyen, por cuanto, la fachada del mismo se ve afectado por el conglomerado de antes en cada departamento.

En cuanto al coste de las mismas, las antenas colectivas son mucho más económicas en comparación con las particulares, ya que estas últimas las paga la persona por sí sola, por su lado las comunitarias son pagadas en pequeñas fracciones por todos las que la usan.

Por último, la intensidad de la señal que emerge de cada una de ellas es distinta, puesto que la colectiva al ser usado por diversas personas es un poco más baja, en comparación con la particular en donde tendrás una señal mucho más intensa y rápida.