Capgras enemigo conocido o impostor

El cerebro es un mundo completamente diferente dentro de nosotros. Aún hay innumerables mecanismos o funciones en él que son desconocidas y siguen maravillando a médicos y científicos. Una lesión en él puede generar múltiples consecuencias, desde muy simples hasta las más complejas e incluso incomprensibles, por ahora, para el hombre.

Algunas enfermedades pueden generarse mucho más adentro de él, en la psique o conciencia, debido a algún trauma físico o mental. Detectarlas a tiempo puede ser el mejor tratamiento, pero en ocasiones es difícil descifrarlo por las implicaciones que puede tener el síndrome, como el de Capgras.

Quienes padecen este síndrome creen que sus seres queridos fueron sustituidos por impostores que se hacen pasar por ellos. Reconocen sus rostros y lo que los define, sin embargo, interpretan su presencia como un delirio que los hace creer que son un disfraz perfecto. Situación que dificulta que acepten su condición y reciban tratamiento.

Estos pacientes incluso reconocen las voces de sus familiares y amigos por teléfono y aceptan que son realmente ellos, pero si los ven, aun si les hablan, creerán que es un impostor. Esto se debe a una alteración en el sistema nervioso que desliga o desconecta el reconocimiento visual con la memoria afectiva.

Síntomas frecuentes

Estas personas pueden asegurar, de un día para otro, que alguno de sus seres queridos fue reemplazado por un doble idéntico.

Sienten miedo hacia las personas, las evitan y rechazan.

No saben decir o explicar el supuesto motivo por el cual fueron sustituidos.

Se tornan agresivos y hostiles.

Aún no se conocen las causas de esta anomalía, no obstante, hasta ahora se maneja la idea de que es la desconexión entre el sistema límbico y el de reconocimiento visual. Es importante detectarlo a tiempo y ofrecerle la ayuda necesaria al paciente antes de que la situación se salga de control y sea perjudicial para la persona que lo padece y para sus familiares.

Este síndrome es común, pero no exclusivo, en personas que han estado sometidas a escenarios hostiles como guerras, secuestros u otro tipo de siniestros.  Por ello, es fácil encontrar militares en servicio o retirados que presenten esta enfermedad, lo que los hace en extremo peligrosos, ya que están en conocimiento de muchos métodos de defensa.

Si conoce a alguien que pudiera estar sufriendo del síndrome de Capgras no dude en buscar ayuda psicológica, en www.guiadepsicologos.com encontrará un directorio de psicoterapeutas y psicólogos dispuestos a ofrecerle el apoyo profesional que ameritan.